Me gusta creer.

​Me gusta creer en la magia, aunque siempre haya un truco detrás; porque si dejase de creer desaparecería para mí. 

Me gusta creer en la suerte, aunque sea aleatoria y nada la controle; porque si no perdería la esperanza.

Me gusta creer en el karma, aunque el malo muchas veces salga airoso; porque siento que ser buena me recompensará.

Me gusta creer en el destino, aunque no se haya demostrado su existencia; porque si no la vida perdería el poco sentido que le queda.

Me gusta creer en la felicidad, aunque a veces parezca que ni exista; porque así tengo algo por lo que luchar.

Me gusta creer, aunque a veces sea una ilusa; porque sí.

Estética 

​Estamos acostumbrados a ver a chicos y a chicas y a identificarlos como tal.

Estamos acostumbrados a poner a las chicas el color rosa y a los chicos el azul.

Estamos acostumbrados a regalar a las chicas carritos y a los chicos coches.

Estamos acostumbrados a vestir diferente para identificarse con el sexo que corresponde a cada uno.

Y el problema de todo esto es que cuando vemos que algo a cambiado o que simplemente hay alguien que no respeta las reglas que la sociedad nos a impuesto estamos acostumbrados a criticar. 

Hay gente que no esta a gusto con su cuerpo no porque sea gord@ o muy delgad@ simplemente porque no quiere ser del sexo que le ha “tocado”. 

También es verdad que la sociedad poco a poco está cambiado, pero le está costando mucho porque lo único que hacemos es criticar por no ser como los demás por ser diferente a los demás. 

Si es chica y viste como un chico ya es “marichico” si un chico se junta con chicas ya es “maricon”  

Personalmente pienso que aunque esto este cambiado poco a poco deberíamos hacer mas para cambiarlo y no criticar solo porque son diferentes a los demás.

Un año más 

​Parece mentira que hayan pasado 365 dias más, como si solo se tratase de pasar una hoja en el calendario y no tantas como realmente hay. No puedo decir que haya sido el mejor año de mi vida, porque ese fue hace mucho; pero sí puedo decir que no me arrepiento de nada de lo que he hecho; ha sido un año en el que he aprendido muchas cosas, sobre todo de mí.

He aprendido que siempre van a haber cosas de mi que no me gustarán y no por eso no puedo amar las que sí me gustan; he aprendido que si hay gente capaz de amar, ¿porqué no puedo yo también hacerlo?; he aprendido que al principio voy yo y luego los demás; he aprendido a confiar en mí, a que si quiero algo lo conseguiré. 

Si realmente quieres y luchas por algo tendras tu recompensa.

He aprendido que si me caigo me tendré que levantar yo sola; he aprendido a no amargarme por gente que realmente no quiere permanecer en tu vida, a dejar ir a esa gente.

Con esto he llegado a la conclusión de que voy a seguir equivocandome, a seguir tropezando, a seguir riendo …..

Generosidad

​¿Has llegado a pensar en que si no te dan no van a recibir ? 

¿En que no quieres ser generoso sin que lo sean antes contigo? 

¿En que algunas  veces no quieres ser honesto?

Bueno pues para ser feliz sólo tienes que dar sin esperar nada a cambio, puedes dar sin recibir. 

Es raro que seamos sólo generosos cuando lo son con nosotros y que sólo de vez en cuando seamos honestos. 

A decir verdad, hay mucha gente que piensa así y que lo sigue y seguirá pensando pero ¿no deberíamos cambiar eso? Deberíamos hacer las cosas porque realmente queremos y no porque igual el otro no es tan generoso o luego no me va a regalar nada.

Darle una vuelta a todo esto que os he dicho y luego responded:

¿Merece la pena?

Alcanzar tus sueños

Cada uno interpreta la vida a su manera. No hay una sola posible respuesta para preguntas como: ¿porqué estamos aquí? ¿para qué? ¿tenemos un destino o lo decidimos nosotros? 
Yo personalmente veo que es comerse demasiado la cabeza darles muchas vueltas a esos temas y que hay que hacer una cosa con tu vida: vivirla. Y que por eso, el único posible destino debería de ser el que nosotros nos ponemos, al que también podría llamarse “sueño”. 

Cada uno de nosotros debería de tener miles de sueños, cosas que le encantaría hacer, por las que merece la pena luchar. Aunque a veces hay una palabra que se interpone entre nosotros y nuestros sueños: “imposible”. 

Pero, el problema es, que no todas las cosas que etiquetamos como imposibles lo son. A veces es simplemente el miedo a intentarlo o a fallar, otras veces la pena por perder algo en el intento o lo arriesgada que parece la lucha por conseguirlo. Debo decir que esto a mí también me pasa muy a menudo, pero al final, si hay algo a lo que llamas sueño, es porque merece la pena, porque de verdad quieres conseguirlo y porque va a ser una cosa que al conseguirla borrará todo lo malo que has pasado para conseguirla.

Por eso, mi conclusión es que algo es inalcanzable si no lo intentas, eso está claro, y que por mucho que cuesten, hay cosas por las que realmente vale la pena luchar. Por eso sólo los limites físicos son los que te pueden parar, no dejes que ningún límite psicológico (ya sea miedo, pena, angustia…) se entrometa entre tus sueños y tú jamás; porque ese es el destino que vale la pena tener.

Navidad❄

​La Navidad,  ésa época dónde se juntan todos los familiares, dónde hay risas, musica (más bien villancicos), dónde se come hasta reventar…

No todos lo celebran así, eso está claro, aunque quisiesen, porque falta alguien en la mesa o simplemente porqué no tienen el dinero que les gustaría tener.

En esta época vemos a los mas jóvenes cantando de casa en casa, para sacar un poco de dinero o simplemente para divertirse con sus amigos.

Los días de Papa Noel / Olentzero y los Reyes Magos suelen celebrarse en el pueblo y los niños aprovechan para pedirles el regalo que quieren debajo del árbol.

A mí personalmente me gusta este día del año porque es cuando te puedes poner los pijamas gordos y beber chocolate caliente viendo películas ya sean con tu novio, con amigos o con la familia.

Estos días son para disfrutar de lo que queda de año y empezar uno nuevo con ganas y energía. Es para proponerse todo lo que se quiera sin ningún tipo de negación. 

Ésta es una manera tradicional para terminar un año con las personas que quieres y en un ambiente cómodo. 

El fin de hacer estas fiestas son el espíritu navideño , que siempre está presenté. La ilusión de los niños al ir a echar la carta o ir a dónde los reyes…

Eso es lo que nunca tiene que perderse: el ver a todos los niños sonreír , cantar y sobré todo divertirse. 

Así habría que celebrarlo siempre.

Sentimientos…

​Sentimientos. Una palabra con un amplio significado que muchos confundimos. Aunque no es sólo el significado el que confundimos, si no los sentimientos en sí, ya que muchas veces son confusos, y nos confunden, y cuanto más confundidos estamos, más los confundimos. Y es que…

¿Cuántas veces hemos creído sentir algo, simplemente porque deberíamos sentir eso, no porque realmente lo sintamos?

¿Cuántas veces hemos intentado decir lo que sentimos, explicarlo, y ni siquiera saber hacerlo porque no lo sabemos?

¿Cuántas veces nos hemos sentido mal sin motivo, y simplemente hemos querido llorar? E incluso, ¿cuántas veces nos hemos encontrado felices, sin siquiera saber por qué, hemos reído a carcajadas porque así lo deseábamos?

¿Cuántas veces nos hemos metido en la cama y no hemos podido dormirnos porque algo en nuestro interior (un sentimiento quizás) no nos dejaba pegar ojo?

¿Cuantas veces una situación nos ha producido sonreir al instante sin poder evitarlo?; ¿y cuantas otras veces nos ha producido una punzada de dolor?

¿Cuántas veces hemos estado tan bien que no pensábamos que algo podría ir mal? O al contrario, ¿cuantas veces hemos estado tan mal que ni siquiera podíamos pensar que algo pudiera ir bien?

Son tantas las veces, que acabamos confundiendolos más y entendiendolos menos.